Ella está hablando de Claudia del Carmen Campuzano Contreras. Una joven de 22 años, actriz y estudiante de preparatoria abierta. El 1 de abril de 1999, al salir del metro Hidalgo, fue acosada sexualmente por un desconcido. Claudia se defendió por temor a ser violada. Ahora está sentenciada a dos años de prisión.

Claudia fue víctima de la violencia de estado (como la llaman los servidores públicos). Esto pasó cuando el agresor y la víctima forcejearon y se agredieron mutuamente. El caso está lleno de irregularidades. Los policías la acosaron durante una hora antes de llevarla ante el Ministerio Público; una vez ahí, los agentes continuaron acosándola verbalmente, tratando de disuadirla de que no levantara la demanda. Hoy, ella está en bancarrota, después de haber gastado más de 20 mil pesos en abogados y amparos. Después de todo ésto, ella no puede conseguir un trabajo. Y, después de haber sido la víctima, tiene que ir cada semana a las oficinas de la Suprema Corte de Justicia a firmar, como una criminal libre bajo fianza...