Hasta este momento nuestra protagonista nunca había valorado al vagón de las mujeres más que como un simple espacio con un poco menos de gente... Hasta entonces, nunca había pensado que se necesitara una barrera de género, ni en el metro ni en cualquier otro lugar..., (especialmente en un mundo donde se hackean y derriban fronteras). Esa noche comenzó a analizar las formas en que las mujeres y los hombres coexisten en el incivilizado mundo en el que le tocó vivir...