No puede creerlo. ¡Tiene que haber sido un error! Pero... No, no lo es... Ella se siente enojada, con miedo, tristeza, impotencia... Completamente furiosa. Sólo quiere matarlo...

 

 

La última campaña contra el acoso sexual en el metro instaba a las mujeres a jalar la palanca de emergencia en caso de ser atacadas.